.Cientos de historias están surgiendo a partir de la tragedia que le tocó vivir a la ciudad de Dolores, afectada por un tornado el viernes. Historias de solidaridad y heroísmo. Una de esas historia ocurrió en el liceo N° 1 de Dolores.

Una profesora estaba dando clases en el tercer piso cuando el tornado arrancó el techo. La adscripta logró sujetar de la mochila a una estudiante que fue levantada por el viento y otra alumna cuenta cómo se salvaron de milagro al protegerse debajo de los bancos del salón mientras se desplomaba el edificio. Para ellas fue como vivir una película de terror.

“Estaba por empezar la clase y cuando los alumnos me advirtieron lo que veían desde el tercer piso, me dio para reaccionar. Se veía el tornado que avanzaba arrasando todo y levantando chapas por el aire”, contó la profesora Florencia Zurbrikgg. Bajaron de apuro y se arrojaron al piso “tomándose la cabeza como en una situación de guerra”, describió la docente a El País.

“Esto fue surreal con escenas dantescas. No podemos creer todo lo que pasó en poco tiempo” indicó la adscripta Verónica Bianchi. “Lo único que pude hacer fue alertar a mis compañeros y decirle a los profesores que debían desalojar y dónde permanecer”, alcanzó a advertir la funcionaria.

“Bajaban por las escaleras las últimas dos estudiantes, una en estado de shock y otra de 18 años pero muy flaquita que alcancé a manotear de la mochila cuando el viento la levanta por el aire. Logré sujetarla y de no tenerla con mi mano no sé qué habría pasado”, contó la funcionaria todavía impactada. El domingo la joven fue a visitarla a su domicilio para agradecerle haberle salvado la vida.
Milagro.

No se explican cómo lo que podía haber terminado en tragedia no registró ni un solo herido de gravedad.

“Estábamos en clase, recién habíamos entrado cuando vimos correr a la adscripta. Empezó un viento fuerte pero nunca imaginamos lo que vendría. Se cortó la luz, explotaron las tres ventanas y después la puerta”, describe Ariana, de 15 años, que estaba en un salón ubicado en medio del patio liceal.

“La profesora nos pidió que nos pusiéramos debajo de los bancos y ella quedó abajo del escritorio. El viento hizo volar el techo y los focos empezaron a caer arriba de nosotros. En ese momento tomamos las placas del cielo raso para cubrirnos pero igual algunos objetos nos pegaron en la espalda y rodillas. En ese momento de caos pensé que realmente iba a morir”, admitió la joven estudiante.

Ni bien pudieron levantarse vieron que el techo se había desplomado en el patio, pero pudieron salir a la calle a través de un pasillo. “Al ver todo obstruido pensé que no íbamos a poder salir del liceo y que las paredes empezarían a caerse sobre nosotros. Estábamos todos muy asustados y llorando de la desesperación”, contó la estudiante. La madre de la joven explicó a El País que su hija y las compañeras de clase no quieren salir a la calle desde ese día.

Fuente: http://www.elpais.com.uy/informacion/viento-se-llevaba-tome-mochila.html


About Neville Charbonnier

No Comments

Be the first to start a conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.