Shirley tenía una panadería en Dolores. El tornado se llevó todo, no le dejó nada.

Lo único que se mantuvo en el lugar fue el reloj de pared, detenido con la hora exacta cuando el tornado pasó por la que un día fue su panadería.

ShirleyteniaUnaPanaderiaendolores-CarlosLebrato

Nada hacía prever que una tarde apacible y tranquila iba a convertirse en un infierno.

A media tarde un tornado arrasó con Dolores que quedó convertida, en pocos minutos, en algo parecido a una zona de guerra.

El panorama es desolador, con edificaciones destruidas, árboles volcados y chapas retorcidas.

Fuente: https://www.facebook.com/lebrato.foto/

U$S 33.000 YA DEPOSITÓ EL PUEBLO APOYANDO A DOLORES EN RED PAGOS.

En las últimas horas el Presidente de esta entidad financiera Bernardo “Coco” Leis entegró al Intendente Bascou Gil $840.516 y 6.699 dólares para ser destinados a los damnificados por el tornado.

33000USSDonoElPuebloXABITABparaDolores

EL COLECTIVO SIGUE ABIERTO EN RED PAGOS.

Fuente: https://www.facebook.com/gustavojavier.lapazcorrea
.

Dolores hizo un parate en la diaria tarea de la reconstrucción para recordar a las víctimas y para reconocer a los que solidariamente brindan sus aportes en diferentes acciones

A una semana de ocurrido el tornado, a las 16.15 horas de este viernes, Dolores vivió instantes emotivos, por un lado con un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas (cinco personas fallecidas) y luego cuatro minutos de aplausos en reconocimiento a quienes a diario ponen su esfuerzo para la reconstrucción y en agradecimiento a la solidaridad que desde el primer momento y de diferentes partes del país y también del exterior, está brindándose.

MinutoDeSilencioAplausos

Continue Reading…

El grupo de jóvenes chilenos estaba de vacaciones en Punta del Este cuando se enteraron de lo ocurrido en Dolores y decidieron viajar hasta la ciudad con el único objetivo de ayudar.

“Nos enteramos en las noticias que estaba pasando una desgracia acá”, dijeron, “de pueblo en pueblo tuvimos que venirnos porque había problemas en las carreteras”. Cuentan que lograron llegar a Montevideo, desde allí a Mercedes, donde se quedaron una noche. Al otro día hicieron dedo, y una ambulancia los llevó hasta Dolores.

Una vez en la ciudad, se sumaron al grupo de voluntarios. Ayudan en las tareas de limpieza, a quitar escombros y basura de las calles, y a retirar las chapas caídas.

“Uno se sensibiliza con estas cosas, porque uno lo ha vivido”, señalan, y recuerdan el terremoto que destruyó sus ciudades en 2010. “Lo que no te mata te fortalece”, reflexiona finalmente.

Piensan quedarse hasta el domingo. Mientras tanto, duermen en el estadio de dolores junto a los evacuados.

Fuente: http://subrayado.com.uy/Site/noticia/55337/chilenos-paseaban-por-punta-del-este-y-decidieron-viajar-a-dolores-a-ayudar

El tornado se llevó un ícono de Dolores y dejó a la ciudad sin teatro y sin cine. El edificio Paz y Unión será demolido al quedar con peligro de derrumbe. Las puertas llenas de polvo y de vidrios rotos, advierten que está prohibido su paso.

Desde el área de cine, la imagen es dantesca: cientos de butacas orientadas a lo que era el escenario. La pared ya no existe y lo que había sobre el escenario quedó reducido a escombros. El cortinado rojo ahora enmarca parte de la tragedia que vive la ciudad.

“En julio iba a cumplir 120 años y también se destruyó un piano de 100 años de antigüedad”, lamentó Aldo Poletti, integrante de la comisión que gestiona el histórico edificio.

Continue Reading…

El tornado de Dolores arrasó con todo. También con las “ceibalitas”. Quienes las conservan las comparten. En el estadio Carlos Magnone, donde de 120 evacuados 70 son niños, seis se sientan delante de una computadora a ver el dibujito animado de Los tres chanchitos. La historia es conocida: un lobo que sopla fuerte la casa de cada uno de ellos. La de paja se viene abajo. La de madera, también. Solo se salva la de ladrillos. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia.

Desde hace una semana son muchos los niños de la ciudad que se despiertan de madrugada. Tienen pesadillas. Sueñan con el tornado. Apenas ven que a una hoja la mueve el viento, lloran. La Administración de Servicio de Salud del Estado (ASSE) dispuso de cuatro móviles que van por los barrios más afectados. Uno lleva pediatra, psicóloga y enfermera.

“Lo que más vemos son cuadros respiratorios, infecciones y pesadillas”, cuenta la pediatra Camila Silveira, que fue enviada desde Montevideo para atender a los niños de Dolores. En el barrio San Lorenzo, donde la ambulancia de ASSE se detuvo y los profesionales recorren a pie cuadra por cuadra, son muchas las casas sin techo, las paredes caídas y los vecinos que aún mantienen intactos sus rostros de pánico. “Recién nos pidieron que volvamos otro día, para que veamos a un adolescente que ahora no está en su casa y que dicen que necesita una ayuda psicológica”, explica la doctora.

Continue Reading…