La Policía de Dolores investiga el incidente doméstico por el cual una persona resultó lesionada en una de sus manos a raíz de un disparo de arma de fuego efectuado involuntariamente.

En la madrugada del domingo un joven de poco más de 30 años de edad que regresó a su hogar, aparentemente con alguna copita encima, se acostó a descansar boca abajo en la cama grande paterna con los brazos hacia delante.

Aparentemente su progenitor había dejado un revolver debajo de la almohada, y sin querer su hijo, mientras dormía, en un movimiento apretó el gatillo.
.
Se efectuó un disparo y el joven resultó herido en los dedos de la otra mano.

Tuvo suerte, por poco no se lo pegó en la cabeza.